Queridas Amigas

Queridas amigas:

Ya hace 31 meses que descubrí la buena nueva y casi 22 meses que me convertí en mamá: la experiencia más dura y más bonita de mi vida, sin lugar a dudas.

Quedar durante este tiempo ha sido muy difícil, no puedo seguir vuestro ritmo: ahora soy mamá.

Mamá agotada y con sueño a la que absorben su energía de noche y de día y además haciendo veinte mil cosas.

Mis prioridades han cambiado y aunque me paso las noches sin dormir o me acuesto tarde, nada tiene que ver con las cenas, quedadas y salidas de antes.

Sabéis que a mí me han gustado siempre los planes tranquilos, que no soy muy alocada (y no cuenta que ahora me tire por el tobogan del parque o me tire por el suelo, o vaya cantando por la calle y jugando al pilla pilla o al escondite).

Pero cuánto hecho de menos esas quedadas de hablar, contar, reír, cotillear, recordar…

No pasaba una semana sin vernos, pero ahora somos más mayores, hay responsabilidades y cada una lleva su vida, sus proyectos, sus metas… Y no nos engañemos se hace complicado.

Me encanta tener unas amigas emprendedoras, trabajadoras, luchadoras, independientes, inteligentes, guapas, buenas personas… Os admiro!

Disfruto escuchando vuestras historias y me encanta saber de vuestras vidas. Nada ha cambiado, somos las mismas (bueno somos un miembro más).

Ya no puedo seguir el ritmo, estoy cansada y agotada, pero si lo adaptamos todo va a salir bien.

Entender que ahora mis prioridades cambiaron. Ahora soy un nuevo yo, un yo mejorado. La mejor versión de mi misma.

En este tiempo he sentido vacío, soledad y desplazamiento, pero nada más lejos de la realidad. Pensamos que no se encaja igual la situación pero es compatible, siempre hay punto intermedio.

No es que no quiera veros, si que quiero!! Quiero seguir formando parte de vuestras vidas.

Pero no siempre puedo llevar el ritmo. Ya no puedo salir corriendo cuando recibo una llamada. Ahora tengo que conciliar.

Prometo escucharos como siempre y no hablar de maternidad; creerme que lo que necesito es desconectar.

Dicen que la maternidad selecciona tus amistades, pero más que seleccionar creo que se quedan las mejores junto a ti. Y de una u otra manera no te harán sentir sola.

No creas que te guardo rencor, no pienses que no será igual que antes. Te entiendo y cuando pases por esta etapa me tendrás a tu lado para ayudarte y hacerte sentir que todo es igual pero con alguien más.

Y esperaré a que estés preparada para ser nosotras de nuevo.

 

Os quiero! Ahora y siempre. Desde el cariño.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *